Santísimo Cristo de la Buena Muerte

FECHA: SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVII

REALIZACIÓN: ANÓNIMO.

ORIGEN: Según consta en los archivos de la Parroquia, la imagen llega a Cáceres en 1.661 traída por un grupo de nobles encabezado por Doña Inés de Vargas desde Salamanca, y venerada con el nombre de Cristo del Pardo. Pertenece a la Parroquia que la tiene cedida en usufructo a la Cofradía.

 

Fotografia cedida por Fernando Montes

 

 

DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN: Es un crucificado, aún vivo, con la boca entreabierta y mirada profundamente dolorida. La cabeza ligeramente acunada hacia su derecha. De tamaño natural, aparece sobre una sencilla cruz de madera en negro rematada en casquetes de alpaca plateada del Taller de Manuel de los Ríos estrenados en la Semana Santa de 1999. Sobre el superior va INRI en el mismo metal y del mismo autor regalo de su camarera María Luz García Moreno que regaló así mismo el casquete inferior de uso en el templo. Tiene paño de pureza de lienzo encolado, aunque procesiona con otro de gasa blanca y remates de encaje; la corona es de espinas naturales. De estilo barroco, pertenece a la escuela castellana, probablemente. La imagen es un perfecto estudio anatómico. Destaca, no obstante, la serenidad que refleja la talla a pesar de la tensión del momento representado. En 2008 ha sido restaurado en Gótico Restauración, de Cáceres.

 

     San Juan describe el pasaje evangélico: Hacia la hora sexta, las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta la hora nona. “El sol se eclipsó, y el velo del Templo se rasgó por medio. Y Jesús, con fuerte voz dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Y al decir esto expiró.

 

FUENTES:

LIBRO: Real y Fervorosa Hermandad de Nazarenos y Cofradía de los Ramos, Cristo de la Buena Muerte, Virgen de la esperanza y San Juan Bautista. 1946 -2012.

AUTOR: José Manuel Martín Cisneros

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Patrocinadores