Miércoles Santo

Santísimo Cristo de la Buena Muerte: Según rezan los archivos parroquiales de la Iglesia de San Juan, la imagen llega a Cáceres en 1661 traída desde Salamanca por un grupo de nobles encabezados por Doña Inés de Vargas bajo la advocación de Cristo del Pardo. Es propiedad de la Parroquia y está cedida en usufructo a la Cofradía. Es un crucificado muerto pero con la mirada cansada y dolorida. Sus labios entreabiertos parecen exhaustos tras el maltrato al que ha sido sometido el Señor. Sobre su costado se desprende sangre y agua tras la lanzada de Longinos (de ahí que la imagen de este Cristo sea de un Jesús ya muerto). La cabeza del Señor cae hacia su derecha. No se tiene constancia de su autor y se estima que data de la segunda mitad del Siglo XVII. Es de estilo barroco, de la escuela castellana. Se trata de un perfecto estudio anatómico. Está clavado sobre una cruz sencilla de madera en negro, rematada desde 1999 por unos casquetes de alpaca plateada del Taller de Orfebrería Andaluza de Don Manuel de los Ríos Navarro. Sobre el superior reza la inscripción INRI y todos ellos son regalo de su camarera Doña Maria de la Luz García Moreno. El Cristo tiene un paño de pureza de lienzo encolado aunque procesiona con otro de gasa blanca y remates de encaje. La corona es de espinas naturales. Es portado por 30 hermanos de carga.

Andas sobre las que procesiona el Cristo
del Perdón y el Cristo de la Buena Muerte

Procesiona sobre una peana en madera de nogal oscuro tallada en los cuatro paños de adornos vegetales y rocalla. Fueron el paso procesional de la Virgen de la Esperanza desde 1949 hasta 1960 cuando se estrenó el paso de alpaca plateada. Son obra del artesano cacereño Don Santiago Porras Domínguez. El Cristo del Perdón procesiona, a su vez, sobre una peana de la misma madera y tallado realizada por el mismo artesano para que sobre las cuales se alzaba la Virgen. Fue restaurada por Don Pedro Iglesias Peral y estrenada en el Martes Santo de 2001. Se engalana con un monte de claveles rojos y lirios morados. En las esquinas aparecen cuatro hachones de madera de cedro con incrustaciones de plata del taller de Manuel de los Ríos. Fueron adquiridos por la Cofradía a la de Jesús Cautivo de Chipiona y estrenados en 1999. Fueron restaurados en 2004 por el mismo taller de Orfebrería Andaluza. La Camarera de este paso es Doña María de la Luz García Moreno.

María Santísima de la Esperanza: La imagen de María Santísima de la Esperanza fue esculpida por José García Bravo, escultor de origen cacereño y afincado en Madrid que creó la talla de la Reina del Barrio Busquet. La imagen de candelero, tiene talladas cabeza y manos y mide 1,65 metros. Es de estilo neobarroco y refleja una mujer de adolescente mirada, dulce llanto y gran belleza bajo el dolor contenido. Fue bendecida el 31 de marzo de 1949 por el Obispo de Coria, Monseñor Cavero y Tormo. Tras la bendición, María Santísima de la Esperanza salió en procesión por Gran Vía, Plaza Mayor, Pintores y San Juan. La Esperanza cacereña tiene la particularidad de tener lágrimas de sangre, las cuales recorren su bello rostro dejando tras de sí un sendero colorado de pétalos de rosas rojas. En sus primeros años, la Virgen procesionó sobre las andas que actualmente tiene el Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Estas andas fueron realizadas en el taller de Santiago Porras en 1949 y Son de madera de nogal. En 1961, la cofradía adquiere unas andas nuevas de alpaca plateada sobre las que actualmente procesiona la Esperanza. Estas fueron realizadas en el taller sevillano de Manuel Román Seco y están consideradas como una obra maestra del orfebre. Sobre las andas, 10 varales sujetaban un palio de color verde y oro. En los años 70, la virgen estrena un manto de terciopelo verde y bordado en oro, con pedrería y perlas, y de más de seis metros de longitud, y una valiosísima toca de sobremanto en malla de oro bordada. Una suscripción popular permitió la adquisición de una corona de plata dorada de estilo imperial, la cual luce la Virgen en la tarde noche de cada Miércoles Santo. La imagen tiene durante el resto del año una corona de plata. En su mano izquierda luce un rosario de cristal de roca donado por las Hermanas Candela. En su mano derecha la Señora lleva un pañuelo de encaje de Bruselas regalo de José Manuel Martín Cisneros. En 1997, en la Plaza de Obispo Galarza, se incendia la candelería del paso de la Esperanza dañando ligeramente la saya. La actuación de los hermanos y un milagro de María Santísima consiguieron que el fuego que llegaba hasta el techo de palio no dañara la sagrada imagen. 

Palio de María Santísima de la Esperanza

Procesiona sobre un trono de alpaca plateada labrada en todo su perímetro y la peculiaridad de contar con diez varales que sostienen un techo de palio de terciopelo verde y oro. Es una obra maestra del Taller de Manuel Román Seco (el orfebre más prestigioso de Sevilla en los 50 y 60 del siglo XX) de Sevilla, que fue estrenada el 14 de abril de 1960 causando gran impresión en la ciudad. Con motivo del incendio sufrido en la Plaza del Obispo Galarza en 1997, el paso fue restaurado en su estructura. La Virgen se alza sobre una peana de plata del Taller de Manuel de los Ríos estrenada en el besamanos de 1997. La candelería de 38 piezas es de estilo renacentista del mismo orfebre y fue estrenada en 1998. En el año 2003, el paso se ha sometido a una profunda restauración sustituyendo la madera de pino interior por madera de barco más ligera y resistente. Se construye ahora sobre un armazón macizo de aluminio dotado de cuatro patas con ruedas para facilitar su movimiento en el templo. Los paneles de alpaca han sido replateados así como la crestería que los corona. En 2004, se estrenaron las bambalinas del palio, bordadas en oro fino en el taller de bordados Virgen de las Mercedes de Coria del Río dirigido por Don Francisco Franco Ortega. En 2005, se estrena el techo de palio con bordados del mismo taller, apareciendo en la gloria un óleo obra de Marcos de Obregón de la Virgen de la Montaña, Patrona de Cáceres, vestida con su manto verde esperanza. Sus camareras son Doña María Candela Rodríguez, Doña Juana Candela Rodríguez, Doña Sandra García Rodríguez y Doña Gema Pavón Gutiérrez.

Fuentes consultadas para la elaboración de este texto: Don José Manuel Martín Cisneros en «Real y Fervorosa Hermandad de Nazarenos y Cofradía de los Ramos, Cristo de la Buena Muerte, Virgen de la Esperanza y San Juan Bautista. Cáceres» 2007.